lunes, 4 de junio de 2018

El verdadero significado del término problema, El problema del monje



Cuando tienes un verdadero problema ante el que no actúas...

Un joven monje le dijo una mañana a su mentor espiritual que tenía un problema que quería tratar con el a solas, y este le preguntó si podía esperar  hasta la noche, a lo que el monje le contestó que sí.

Llegada la hora de dormir, el mentor se dirigió a los monjes que estaban reunidos y preguntó:

¿Donde está el monje que tenía un problema? ¡Que salga aquí ahora!

El joven avergonzado dio un paso al frente.

- Aquí hay un monje que ha aguantado un problema desde la mañana hasta la noche y no se ha preocupado de resolverlo. Si tu problema hubiese sido  auténticamente real y urgente. No habrías tardado ni un minuto en intentar resolverlo.

¿Qué clase de problema era ese que has sido capaz de soportar durante horas? ¿O eres de esos insensatos que son capaces de convertir los contratiempos en dificultades y las dificultades en problemas?

Fuente: Los mejores cuentos de las tradiciones de oriente

miércoles, 30 de mayo de 2018

La comprensión y el conocimiento, El cuento del auténtico milagro


Imagen de la noche en Cabo Home // Daniel Lois


"La comprensión y el posterior conocimiento es la clave de la sabiduría (grado más alto y profundo de conocimiento) Este conocimiento no debe confundirse con la mera acumulación de datos e información, que no es más que erudición vacía. Muy al contrario, se refiere a una penetración profunda de la realidad que tiene mucho que ver, más allá de las apariencias y de lo fenoménico que conduce a la comprensión de lo real y que una vez madurada por medio de la conducta ética con uno mismo y de los demás, se transforma en conocimiento y sabiduría"

EL AUTÉNTICO MILAGRO

Un hombre se presentó a un maestro y le dijo:

- Mi anterior maestro ha muerto. Él era capaz de hacer grandes milagros. ¿Qué milagros eres tu capaz de realizar?

- Yo cuando como, como y cuando duermo, duermo  - contesto el maestro.

Pero eso o es ningún milagro - Argumento el hombre - yo también como y duermo.

- No - dijo el maestro -, cuando tú comes, estas pensando en mil cosas, y cuando duermes, sueñas y fantaseas.

Yo solo como y duermo ese es el milagro.

Fuente: Cuentos de la tradición oriental
              Imagen de la noche en Cabo Home // Daniel Lois

La importancia de lo cotidiano, El testamento del sabio





Se cuenta que a punto de morir un sabio, sus discípulos le comunicaron a que les revelara las más altas enseñanzas, los secretos de la máxima sabiduría los arcanos más profundos sobre la vida y la muerte.

Sin embargo el savio dijo:

Queridos solo os puedo revelar las siguientes reglas que ha seguido día a día a lo largo de mi vida, Escuchad:

- Por la mañana, antes de vestidos, meditad y dad gracias a la vida.

- Retiraos a dormir a una hora fija. comed a intervalos regulares, con moderación y sin llegar nunca a la saciedad.

- Recibid a vuestros invitados con la misma actitud que cuando estáis solo, y cuando estéis solos mantened la misma actitud que cuando estáis con los invitados.

- Observad lo que decís, y digáis lo que digáis, ponerlo en práctica.

- Cuando se presente una oportunidad, no dejad que se os escape. Sin embargo pensad siempre dos veces antes de actuar.

- No lamentaos por el pasado y mirad siempre al futuro. Mantened la firme disposición del héroe y el corazón cariñoso del niño.

- Al ir a acostarse, dormid como si se tratara del último sueño de vuestra vida y, al despertar, salid de la cama inmediatamente como si se tirasen unos zapatos viejos. Eso es todo, no tengo nada más que deciros.

Dichas estas palabras el sabio murió.

Fuente: cuentos de la tradición oriental

miércoles, 23 de mayo de 2018

Las importancia de educar la inteligencia ejecutiva


La neurología ha identificado ocho funciones ejecutivas básicas:
  • Inhibir la respuesta, no dejarse llevar de la impulsividad.
  • Dirigir la atención. Poder concentrarse en una tarea, dirigirla hacia un objeto (exterior o interior). Saber evitar las distracciones.
  • Control emocional. La capacidad para resistir los movimientos emocionales que perturban la acción.
  • Planificación y organización de las metas.
  • Inicio y mantenimiento de la acción.
  • Flexibilidad. La capacidad de cambiar de estrategia. De aprender cosas nuevas o de aprender de los errores.
  • Manejo de la memoria de trabajo. Capacidad para aprovechar los conocimientos que se tienen.
  • Manejo de la metacognición. Reflexionar sobre nuestro modo de pensar con el fin de mejorarlo. Pero la metacognición debe prolongarse con la metaemoción y la metapraxis. La reflexión sobre cómo pensamos, debe prolongarse en la reflexión sobre cómo sentimos y sobre cómo actuamos. La supervisión que ejercemos sobre nosotros mismos.
Tanto la capacidad de la inteligencia generadora como la de la inteligencia ejecutiva pueden ser educadas. 
La educación puede actuar: en construir una inteligencia ejecutiva eficaz y con buenos criterios de evaluación; en construir una inteligencia computacional fértil, eficiente y dócil a las metas de la inteligencia ejecutiva. Cuando ambas cosas se consiguen, podemos hablar de talento.
Una de las mejores herramientas con las que contamos para educar la inteligencia ejecutiva es el habla interior, porque vuelve consciente lo que sucede en la inteligencia generadora, 
- nos permite buscar en la memoria, 
- hacer planes, 
- darnos órdenes a nosotros mismos. 
Entre los seis y los ocho años, los niños aprenden a autorregular sus comportamientos, pueden fijarse metas y anticiparse a los hechos. Esa habilidad está claramente ligada al progreso del lenguaje interior. El niño utiliza el lenguaje para comunicarse con los demás, para pensar, y también para darse órdenes a sí mismo. Primero obedece a su madre (al cuidador principal), y luego aprende a obedecerse a sí mismo, dándose órdenes continuamente.  La forma en que nos narramos a nosotros mismos y a los demás lo que nos sucede o lo que enfrentamos influye sobre lo que estamos haciendo. De ahí la importancia de utilizar un lenguaje interior adecuado para poder emprender proyectos.
Durante años, se ha hecho mucho hincapié en la educación de la inteligencia cognitiva (proporcionando conocimientos a los niños), y también se ha hablado de educar la inteligencia emocional (intentando fomentar sus sentimientos agradables); pero no debemos olvidar la importancia que tiene la educación de la inteligencia ejecutiva. Sin una educación adecuada de las funciones ejecutivas,  aumentamos la vulnerabilidad de los chicos y disminuimos su capacidad de tomar decisiones o de mantener el esfuerzo.
¿Cómo podría ser esa pedagogía de la inteligencia ejecutiva? Debería, entre otras cosas, ocuparse del fomento de la virtud de la fortaleza, que integra muchos aspectos diferentes: la magnanimidad (el hábito de emprender voluntariamente cosas difíciles), la valentía, la resistencia, la resiliencia (la capacidad de sobreponernos a los obstáculos y dificultades), la flexibilidad, la determinación.
Se habla de la motivación, como  la energía que nos mueve. Todo proyecto emprendedor necesita tener detrás a una persona motivada. 
¿Pertenece ésta al dominio de la inteligencia generadora, o al de la inteligencia ejecutiva? 
La motivación es una producción de la inteligencia generadora, porque la energía para la acción procede del manantial de nuestros deseos;  pero nos lleva a las puertas de la decisión. 
Con la motivación entramos en el dominio de la inteligencia ejecutiva, que puede aceptarla o rechazarla. Si decide asumirla, convierte la motivación en un proyecto personal, comprometiéndose con él. 
El compromiso constituye un nuevo modo de motivación, exclusivamente humano. Hay cosas que no deseamos hacer, pero que sabemos que debemos hacerlas,  porque las hemos integrado en un proyecto personal que hemos decidido emprender. El esfuerzo, la tenacidad, la perseverancia, entran en juego.
Fuente: Inteligencia Ejecutiva   energiacreadora.net

Gemma Zaragüeta Gómez

miércoles, 31 de mayo de 2017

Las piedras que fundamentan la base del éxito





A la hora de construir una firme base del éxito, he aquí unas cuantas piedras que harán que la base del mismo sea solido, duradero y verdadero

 Conviene tener presente:

La sabiduría de los preparativos
El valor de la confianza
El mérito de la honradez
El don del trabajo
La disciplina del empeño
El magnetismo del carácter
El esplendor de la salud
El poder de la sencillez
La simpatía de la cortesía
El atractivo de la modestia
La inspiración de la decencia
La satisfacción de servir
El poder de la sugestión
El empuje del entusiasmo
La ventaja de la iniciativa
La virtud de la paciencia
Los frutos de la cooperación
la fertilidad de la perseverancia
la deportividad de la derrota
El júbilo de la victoria


Por C. Hester

sábado, 23 de julio de 2016

Un derrame de iluminación, Cerebro



Jill Bolte Taylor sobrevivió a un derrame cerebral el cual supero después de 8 años y ha pensado que compartir su experiencia es una idea que vale la pena compartir, si cada día mejoramos el entendimiento de nuestro cerebro, como trabaja, sus limitaciones y como son sus mecanismos podremos utilizarlos para mejorar nuestra calidad de vida y de la de los que nos rodea

miércoles, 6 de julio de 2016

¿Sabes cuál es tu estilo de planificación?


Cuando decidimos pasar de la reflexión a la acción y al cambio intencionado que es un paso importante que requiere de dos aspectos:

1.- Autoconocimiento
2.- Compromiso

Al esforzarnos en lograr nuestros sueños necesitamos una mejor versión de nuestro estilo y para ello hay que esforzarse, no es suficiente la buena intención o un buen propósito.

Es por esto que nuestro estilo de planificación nos ayuda a conocernos y a entender como enfocamos nuestro futuro. Todas las personas enfocan su futuro de distinto modo y según las investigaciones realizados por Annie McKee hay tres tipos de enfoques.

El enfoque orientado al propósito: Las personas con este enfoque se plantean objetivos concretos y se esfuerzan en conseguirlos de una manera estructurada y lineal y no siempre estos objetivos están vinculados a la consecución de un sueño o al cumplimiento de una misión. pero cuidado las personas que utilizan este enfoque pueden haber aprendido a utilizar los objetivos no de forma natural sino de forma aprendida

El enfoque orientado a la dirección: las personas con este enfoque saben el camino general que quieren seguir pero no llegan a concretarlo bien, poseen un sentido intenso del propósito y son flexibles respecto a objetivos concretos y ven una panorámica completa a diferencia del enfoque de propósito que es concreta, estructurada y lineal. estas personas tienen capacidad de conectarse con el contexto y saben detectar bien las oportunidades pero a pesar de esa flexibilidad se aferran a sus principios y visión

El enfoque orientado a la actuación: las personas con este enfoque viven enfocados en el momento y renuncian a la planificación a largo plazo y para estas personas la planificación es una prolongación de sus tareas y actividades sin preocuparse ni pensar a donde los llevará estos pasos, eligen sus acciones según la lógica del momento y basan sus futuras decisiones por los resultados anteriores, es decir viven del presente. Su enfoque es esencialmente en que pueden ser y que pueden hacer.

Cuando queremos realizar un cambio intencionado debemos identificar nuestro estilo de planificación y ver si es el adecuado.

Una vez que tengamos claro nuestro estilo de planificación, debemos considerar incluir en él habilidades de los otros dos estilos.

Ej. Si me enfoco en el presente o estoy orientado a la acción , debería incluir a la planificación unos objetivos concretos y mensurables

De esta forma al desarrollar nuestro plan de aprendizaje donde podremos incorporar el aprendizaje de nuevas habilidades o mejorar una que ya poseemos.

Las posibilidades de marcarnos objetivos de aprendizaje nos permitirán ayudarnos a lograr nuestros sueños , pero estos deben estar alineados y vinculados con nuestra visión personal





martes, 5 de julio de 2016

¿Ha llegado tu momento de cambiar? el cambio intencionado

cambio_intencionado

Que difícil es emprender el viaje, el cambio real y sostenido solo se producirá cuando tengamos el valor de intentar que nuestras necesidades y sueños se hagan realidad.

El llamado cambio intencionado, importante y sostenible se va a producir cuando el cambio es intencionado, es decir un proceso que de descubrimiento de uno mismo:

las esperanzas
Los sueños
La situación actual
Los planes
Las relaciones de apoyo

"las personas aprenden y se desarrollan cuando lo que quieren cambiar es muy importante y va a afectarles personal y profesionalmente"

Cuando realmente queremos cambiar y desarrollarnos:

Darnos cuenta de que es lo más importante para nosotros y quién somos (nos proporciona la energía y la motivación para ver lo que nos conviene y lo que obstaculiza)

Necesitamos sembrar el deseo y la energía para el cambio e imaginar y articular nuestro estilo ideal que es una visión acertada de nosotros mismos y nuestro porvenir y esto estimula el deseo de avanzar y progresar hacia ese futuro dándonos valor para hacerlo.

Esa imagen de nuestro futuro al ser significativo y viable nos ayudará a dar potencia y a sostener el empuje hacia el crecimiento y el cambio.

Cuando descubrimos nuestro estilo ideal (lo que queremos lograr) y nuestra visión personal (lo que queremos ser) hay que tener un sentido claro de nuestro estilo real.

Estilo real

Que somos actualmente
Nuestros puntos fuertes
Nuestras debilidades
De que manera influimos en los demás

Evaluar nuestro estilo real se puede hacer de muchas maneras, pero exige una profunda y honesta reflexión y necesitamos relacionarnos con otras personas para poder intercambiar percepciones y recibir consejos que nos ayuden a hacer conscientes nuestro avance.

Fuente: el lider emocional

jueves, 19 de mayo de 2016

La educación y el valle de la muerte


Extraído de la charla como escapar del valle de la muerte.

 "El Valle de la Muerte es el lugar más cálido y árido de EE.UU., y allí no crece nada. Allí no crece nada porque no llueve. Por eso se llama, Valle de la Muerte. En el invierno de 2004, llovió en el Valle de la Muerte. Cayeron ciento setenta y siete milímetros de lluvia durante un breve periodo. Y en la primavera de 2005, ocurrió un fenómeno. Absolutamente todo el suelo del Valle de la Muerte se cubrió de flores por un tiempo. Lo que esto demostró fue que: el Valle de la Muerte, no está muerto. Está latente. Justo bajo la superficie hay semillas de posibilidad esperando las condiciones apropiadas para desarrollarse, y como con los sistemas orgánicos, si las condiciones son propicias, la vida es inevitable. Sucede todo el tiempo. Si se toma un área, una escuela, un distrito, si se cambian las condiciones, dándole a las personas un sentido diferente de posibilidades un conjunto diferente de expectativas, un repertorio más amplio de oportunidades, si se abrigan y valoran más las relaciones entre docentes y alumnos, si se le ofrece a las personas el criterio para ser creativos y para innovar en lo que hacen, las escuelas que solían estar desoladas, reviven.

Los grandes líderes lo saben. El verdadero papel del liderazgo en educación -- y creo que es cierto tanto a nivel nacional, estatal, y a nivel escolar,-- no es y no debería ser orden y control. El verdadero papel del liderazgo es control de clima, creando un clima de posibilidad. Y si lo hacen, las personas se mostrarán a la altura de la situación y lograrán cosas que no pudieron anticipar para nada y no podrían haber esperado.


Hay una cita maravillosa de Benjamín Flanklin. 
«Existen tres clases de personas en el mundo: Aquellos que son inamovibles, quienes no entienden, y no quieren entender, y no harán nada al respecto. Hay personas que son movibles, quienes ven la necesidad de un cambio y están preparadas para escucharlo. Y personas que se mueven, quienes hacen que las cosas sucedan». 

Si podemos alentar a más personas, eso será un movimiento. Y si el movimiento es lo suficientemente fuerte, ese es, en el mejor sentido de la palabra, una revolución. Y eso es lo que necesitamos.

K. Robinson

lunes, 2 de mayo de 2016

las 5 características del talento


el Talento como inteligencia que dirige las acciones que nos permite poner en valor nuestras destrezas y capacidades la que me permite resolver tanto los problemas teóricos como prácticos, donde la actitud marca la diferencia.
la aptitud (conocimientos, habilidades) y la actitud (autoimagen, rasgos de personalidad, valores, motivaciones personales).
La actitud es posterior a la aptitud. Primero, los conocimientos y habilidades, que son imprescindibles. Porque la ignorancia es muy atrevida.
Si formulamos el talento (Cubeiro)
El Talento se compone de Capacidad x El Compromiso (la energía que ponemos a un proyecto)
en el Contexto (Cultura, Clima, Compensación y Cooperación) adecuado.
Y la capacidad es la (Aptitud + Actitud)
El Talento se concreta en un Perfil; la Organización, en un Mapa de Talento.
El lenguaje del talento son las competencias. La capacidad se definen como la diferencia entre los individuos, mientras que las competencias están estrechamente relacionadas a las actividades profesionales, más concretamente las misiones o retos que afrontamos
 el talento debe reunir las siguientes cinco características (Marina):
1. Actitud activa ante los problemas y las situaciones, capacidad para tomar iniciativas y no actuar siempre reactivamente. Estas cualidades se denominan capacidad de emprender. No se trata de montar una empresa, sino de ser capaz de hacer proyectos y llevarlos a cabo.
2. capacidad para aprender eficazmente a lo largo de toda la vida. Aprender no es asimilar conceptos o ideas, sino competencias, capacidades, facultades. El talento está siempre deseoso de aprender.
3. Capacidad para crear. Crear es producir intencionadamente novedades eficaces.
4. Capacidad para evaluar, tanto en el plano individual como en el social.

5. Debe tener las virtudes de la acción, de la realización y del cumplimiento.