miércoles, 6 de julio de 2016

¿Sabes cuál es tu estilo de planificación?


Cuando decidimos pasar de la reflexión a la acción y al cambio intencionado que es un paso importante que requiere de dos aspectos:

1.- Autoconocimiento
2.- Compromiso

Al esforzarnos en lograr nuestros sueños necesitamos una mejor versión de nuestro estilo y para ello hay que esforzarse, no es suficiente la buena intención o un buen propósito.

Es por esto que nuestro estilo de planificación nos ayuda a conocernos y a entender como enfocamos nuestro futuro. Todas las personas enfocan su futuro de distinto modo y según las investigaciones realizados por Annie McKee hay tres tipos de enfoques.

El enfoque orientado al propósito: Las personas con este enfoque se plantean objetivos concretos y se esfuerzan en conseguirlos de una manera estructurada y lineal y no siempre estos objetivos están vinculados a la consecución de un sueño o al cumplimiento de una misión. pero cuidado las personas que utilizan este enfoque pueden haber aprendido a utilizar los objetivos no de forma natural sino de forma aprendida

El enfoque orientado a la dirección: las personas con este enfoque saben el camino general que quieren seguir pero no llegan a concretarlo bien, poseen un sentido intenso del propósito y son flexibles respecto a objetivos concretos y ven una panorámica completa a diferencia del enfoque de propósito que es concreta, estructurada y lineal. estas personas tienen capacidad de conectarse con el contexto y saben detectar bien las oportunidades pero a pesar de esa flexibilidad se aferran a sus principios y visión

El enfoque orientado a la actuación: las personas con este enfoque viven enfocados en el momento y renuncian a la planificación a largo plazo y para estas personas la planificación es una prolongación de sus tareas y actividades sin preocuparse ni pensar a donde los llevará estos pasos, eligen sus acciones según la lógica del momento y basan sus futuras decisiones por los resultados anteriores, es decir viven del presente. Su enfoque es esencialmente en que pueden ser y que pueden hacer.

Cuando queremos realizar un cambio intencionado debemos identificar nuestro estilo de planificación y ver si es el adecuado.

Una vez que tengamos claro nuestro estilo de planificación, debemos considerar incluir en él habilidades de los otros dos estilos.

Ej. Si me enfoco en el presente o estoy orientado a la acción , debería incluir a la planificación unos objetivos concretos y mensurables

De esta forma al desarrollar nuestro plan de aprendizaje donde podremos incorporar el aprendizaje de nuevas habilidades o mejorar una que ya poseemos.

Las posibilidades de marcarnos objetivos de aprendizaje nos permitirán ayudarnos a lograr nuestros sueños , pero estos deben estar alineados y vinculados con nuestra visión personal





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada